Motivos por los que puedes perder tu residencia

13

¿Sabes que puedes perder tu residencia? En este artículo te cuento cuáles son los motivos más habituales por los que puedes perder tu permiso de residencia.

Los causas más habituales son cinco: 

  1. No renovar la residencia dentro del plazo 

Si no renuevas tu residencia dentro del plazo que te corresponde, entonces la pierdes. Excepto con la tarjeta de residencia de larga duración, que podrás renovar cuando quieras, aunque con ciertas condiciones. 

  1. Tener antecedentes penales o policiales

La administración tomó la decisión de no denegar la residencia cuando una persona todavía no es juzgada, es decir, cuando aún no existe una sentencia firme. 

  1. No tener el pasaporte vigente

En el caso de los ciudadanos venezolanos no se aplica esta norma. Pueden solicitar la renovación de la residencia o incluso tramitar la nacionalidad española con el pasaporte caducado.  

  1. Extinción de la residencia

Extinguir no es lo mismo que caducar, de hecho, tu residencia puede extinguirse aunque todavía no haya caducado. 

Generalmente, esto ocurre cuando el titular ha estado mucho tiempo fuera de España o de la Unión Europea. 

  • Con la residencia temporal no puedes estar fuera de España más de seis meses al año. 

Debes tomar en cuenta que, la fecha que se toma en cuenta no es desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre, sino desde el primer día de residencia real, es decir, desde el día que te conceden la residencia. 

  • Si tienes residencia de larga duración no puedes estar fuera de la Comunidad Europea más de doce meses de forma continuada. 
  • Con la tarjeta comunitaria permanente puedes estar fuera de España hasta dos años.
  1. No cotizar.

Las personas pierden su permiso de residencia por no trabajar, por no cotizar. Es el motivo más habitual.

La normativa es que para renovar la autorización de residencia, salvo la residencia de larga duración, debes tener relación laboral durante, al menos, seis meses al año.

Existen dos excepciones principales: 

  1. Puedes renovar tu residencia cuando la relación laboral que dio lugar a la concesión de la misma sea interrumpida por causas ajenas a tu voluntad, por ejemplo, un despido. 

También puedes renovar la residencia si estás buscando activamente empleo y cotizas al menos tres meses al año. 

  1. Asimismo, si te despidieron del trabajo pero estabas buscando empleo de manera activa y cotizaste durante nueve meses; aunque no tengas el contrato de trabajo te van a renovar la residencia. 

Igualmente, te renuevan si cumples con los requisitos de Reagrupación Familiar.

Es bastante frecuente que ocurra también en el caso de los Arraigos Familiares: antes esta residencia tenías que renovarla cada año, ahora cada cinco años. 

¿Qué solución hay?

A la hora de renovar tu permiso de residencia aporta un Certificado de Esfuerzo de Integración Social, en este caso, los funcionarios van a valorar tu situación y lo más probable es que renueven tu residencia.

Para más información sobre los motivos por los que puedes perder la residencia, o qué hacer en caso de hacerla perdido, contacta con nosotros.

¡Estaremos encantados de asesorarte!