DIVORCIO POR PODERES

1019

Divorcio por poderesDIVORCIO POR PODERES

Conviene advertir antes que nada que todo lo que a partir de ahora digamos respecto al divorcio por poderes viene referido al divorcio de mutuo acuerdo.

El caso tipo en que un divorcio por poderes puede resultar una solución efectiva sería el siguiente: un matrimonio ha decidido de común acuerd0 divorciarse. El lugar del último domicilio común ha de ser como regla general donde se presente la demanda, pero en muchas ocasiones cada uno se va a vivir a un sitio distinto, por lo que se puede recurrir al divorcio por poderes, y así se evitarían muchos problemas y gastos innecesarios.

Precisamente para evitar todos estos trastornos nuestros abogados especializados en divorcios por poderes solemos recomendar esta solución:

El divorcio por poderes parte de un concepto muy sencillo de entender: dado que el esposo que se ha de ratificar en el convenio regulador no puede estar físicamente en el juzgado, una tercera persona debidamente apoderada por éste se ratificará por él.

Dicho esto, es preciso seguir unos pasos muy concretos si no quiere que el juez inadmita su petición de divorcio por poderes. Esto es lo que deben hacer:

  1. El abogado preparará un convenio regulador en base a los pactos que los esposos hayan alcanzado.
  2. Dicho convenio será firmado por un cónyuge, y acto seguido se le remitirá por correo ordinario o mensajería al que se encuentre en otro lugar.
  3. El cónyuge “extranjero” o que viva en otro lugar, firmará asimismo el convenio, y acto seguido deberá ir a un notario (o en su caso al consulado) para que el mismo dé fe de que se ratifica en ese convenio y que autoriza a una determinada persona (tradicionalmente el abogado o el procurador que se ocupan del divorcio por poderes) para que en su nombre trasladen dicha voluntad de ratificarse en el juzgado. No sirve, por lo tanto, que el esposo extranjero apodere sin más a una persona para que se ratifique en un convenio, es preciso que una copia del mismo se una a la minuta del notario, básicamente para evitar que luego alguien le dé un cambiazo al convenio.
  4. Sin salir del notario, el esposo no residente deberá hacer un poder para pleitos a favor del abogado y el procurador que se harán cargo del divorcio por poderes.

El resto del procedimiento es simple: se devuelve el convenio con los documentos notariales, se interpone la demanda y el día de la ratificación en lugar del cónyuge ausente acudirá el abogado o procurador apoderado.