Suspensión de condena de prisión

363

Suspensión de condena de prisión

suspensión de condena de prisiónEl Derecho Penal contempla un conjunto de beneficios destinados a impedir que las personas que hayan sido condenadas por primera vez, o que al menos no se consideren reos habituales, tengan que cumplir de modo efectivo una pena privativa de libertad y por tanto ingresar en un centro penitenciario. Se trata de una especie de segunda oportunidad, que el legislador condiciona al quantum de pena impuesta y, en general, a la condición de reo no habitual del posible beneficiario. En este sentido el código prevé que las penas privativas de libertad puedan ser suspendidas o sustituidas.

El artículo 80 del Código Penal autoriza a los Jueces y Tribunales a dejar en suspenso la ejecución  de condena de prisión inferiores a dos años, atendiendo fundamentalmente a la peligrosidad criminal del condenado.

El plazo de suspensión de condena de prisión será de dos a cinco años para las penas privativas de libertad inferiores a dos años, y de tres meses a un año para las penas leves y se fijará por los Jueces o Tribunales, previa audiencia de las partes, atendidas las circunstancias personales del delincuente, las características del hecho y la duración de la pena.

Las condiciones necesarias para dejar en suspenso de condena de prisión son las siguientes:

a) Que el condenado haya delinquido por primera vez. A tal efecto no se tendrán en cuenta las anteriores condenas por delitos imprudentes ni los antecedentes penales que hayan sido cancelados, o debieran serlo, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 136 del Código.

b) Que la pena impuesta, o la suma de las impuestas en una misma sentencia, no sea superior a los dos años de privación de libertad.

c) Que se hayan satisfecho las responsabilidades civiles que se hubieren originado, salvo que el Juez o Tribunal sentenciador, después de oír a los interesados y al Ministerio Fiscal, declare la imposibilidad total o parcial de que el condenado haga frente a las mismas.

La suspensión de la condena de prisión  quedará siempre condicionada a que el reo no delinca en el plazo fijado por el Juez o Tribunal. El Juez o Tribunal sentenciador, si lo estima necesario, podrá también condicionar la suspensión de la condena de prisión al cumplimiento de las obligaciones o deberes que le haya fijado de entre las siguientes:

a) Prohibición de acudir a determinados lugares.

b) Prohibición de ausentarse sin autorización del Juez o Tribunal del lugar donde resida.

c) Comparecer personalmente ante el Juzgado o Tribunal, o servicio de la Administración que éstos señalen, para informar de sus actividades y justificarlas.

d) Participar en programas formativos, laborales, culturales, de educación vial, sexual y otros similares.

e) Cumplir los demás deberes que el Juez o Tribunal estime convenientes para la rehabilitación social del penado, previa conformidad de éste.

Para el caso de que no se le conceda el beneficio de la suspensión de la condena de prisión, puede contactar con nuestros abogados penalistas expertos en suspensión de condena de prisión, y le aseguramos el éxito en su pretensión.

suspensión de condena de prisión